miércoles, 7 de octubre de 2009

La Momia de Ramsés II


El Antiguo Egipto siempre ha sido un País Extraño que, como decía Herodoto "no hacia nada como los demás" y conservaba a sus muertos con apariencia de vida, mientras los refinados Griegos los incineraba. En realidad, el proceso de embalsamamiento alcanzo su máximo esplendor en tiempos del Egipto Romano, pero que no se entere Terry Jones.

En el siglo XVI (16) aparecen en las boticas europeas (no se si también en Andorra) polvo de momia conocido como Mumia. Se consideraba un remedio infalible para toda clase de males, y tal vez lo sea. Esto origino algo parecido a un narcotráfico de momias egipcias hacia Europa.

En el siglo XVII el fabulista francés Jean de La Fontaine en el gabinete de curiosidades del superintendente Fouquet describe las momias y los sarcófagos de los reyes Kefren, Keops... debían de ser los nombres que mas le sonaban.

En 1798, Napoleón decide irse de vacaciones a Egipto, previo paso por Malta. De la fracasada expedición francesa surgen la Descripción de Egipto y la traducción de Champollion, una autentica serendipia, por cierto. Quizá sea el punto de partida de la Egiptomanía y del frikismo egipcio, y también del gran saqueo.

En el siglo XIX Inglaterra importa gran cantidad de momias, sobre todo de gatos, para producir abono. El sarcófago de Micerino presuntamente acaba en el fondo del Mediterraneo, tras el naufragio del barco ingles que lo transportaba. Lastima por los agricultores ingleses.

A finales del XIX comienzan a aparecer grandes restos de ajuar funerario en los mercados de antigüedades. El director de excavaciones Gaston Maspero consigue que una familia de Gurna, en el Valle de los Reyes, los Abd er Rasul (como el malo de Batman Begins) les enseñe el escondrijo de Deir el Bahari. Por su ayudita a los hermanos Rasul les dieron cuatro duros y un puesto de funcionarios. Aquí se encontraban los restos de los Reyes mas famosos: Ramses, Seti y toda la tropa. Las momias fueron tasadas como pescado seco en el fielato de El Cairo (la economía de mercado tiene estas cosas). Durante su viaje por el Nilo las campesinas se desmelenaban y los hombres disparaban sus fusiles de fabricación italiana, como en los funerales. Fue el gran hallazgo de la Egiptologia, aunque molan otros dos:

+En el veranillo de San Martin (noviembre) de 1922, Carter descubre la tumba de Tutankamon en el Valle de los Reyes.
+ En 1939, Pierre Montet, en Tanis, descubre la tumba de un faraon de la dinastia XII, Shishaq, que también es mencionado en la Biblia (y en la peli del Arca perdida). El asunto fue tan espectacular como el Tut pero en aquella época la gente pensaba en la deshonra y en la guerra. Fue el penultimo gran descubrimiento del estilo.

En Egipto reinaron unos 300 reyes. Conocemos unos 25 hipogeos y varias decenas de pirámides... o sea que falta bastante.

El faraon mas chulo de todos fue Ramses II. Los orígenes de su familia son tal vez plebeyos. Parece que Pi Ramessou fue un visir de origen griego que inaguró la dinastía XIX con el nombre de Ramses (los faraones hacían como los Papas y se cambiaban el nombre). Procedía de Avaris, en la ruta de Canaan, donde la familia se había instalado durante el reinado de los hicsos. Era ya un hombre viejo y tenia un hijo llamado Seti o Setos y un nietecito pelirrojo llamado posteriormente Ramses. Solo duro un año en el poder y les dejo un país en la ruina por conflictos civiles y la especulación constructora. Seti se preocupó por explotar las minas de oro de Nubia, comienza a construir los templos de Karnak y aún tuvo tiempo de ajustar cuentas con Amorritas, Hititas y Libios. La crónica de la batalla permanece en el exterior del muro norte de la sala hipostila de Karnak. Seti murio en la cuarentena y Ramses II se hizo con el trono los siguientes 70 años.

El reinado de Ramses es el máximo esplendor del Imperio Nuevo. Quizá demasiado largo... Modificó los ritos religiosos, dando preeminencia a tres dioses: Ammon de Tebas, Re de Heliopolis y Ptah de Menfis, sobre otros tan importantes como Cnum que moldea a los humanos con barro en su torno de alfarero. Realizó milagros como hacer brotar agua para los buscadores de oro sedientos de Nubia. Llevo a cabo una intensa actividad arquitectónica, como la construcción del gran templo de Abu Simbel. Reformó el gobierno creando tres Comunidades Autónomas: la del Norte, la del Sur y la de Kush a cargo de un virrey (al final la de Kush se comería a las otras). Tuvo tiempo de combatir a piratas y a Hititas. La batalla de Qadesh, que no fue ni de coña la primera crónica bélica ya que antes estuvo documentada lo de Tutmosis III, las de los hicsos, las de Seti, el conflicto de Troya, Jericó y Mohenho Daro... La batalla acabo en un empate, como la guerra de Vietnam y la liga de fútbol del 93. Vale. Las negociaciones de paz terminaron con el famoso tratado de Ramses y Hatusil III.

Con 25 años de paz asegurada, el rey Ramses que el confuso Herodoto llamaba Sesostris (mucho se tuvieron que reír tomándole el pelo los egipcios) pudo distribuir la tierra en lotes cuadrados e idénticos entre oficiales y soldados. Mientras, en la ciudad de Deir el Medina, los artistas trabajaban como funcionarios del estado y se les pagaba con cereales, aceite, grasa, pescado y verduras... excepcionalmente carne y vino; también tejidos, vestidos, sandalias, leña y los excedentes de fabricación los vendían. Algunos se construían en su tiempo libre tumbas humildes decoradas con buen gusto (Sennedyen, Ipuy, Pashad).

El asunto jurídico en la época ramesida era tan bueno como el romano (hola,Terry). A comienzos de la dinastía XVIII, Ahmosis repartió tierras entre sus bravos, entre ellos un soldado llamado Neshi, que recibió un conjunto de campos para explotar de manera indivisa. Algún tiempo después, en la época de Horemheb, una descendiente de Neshi decidió dividir las partes y se nombro administradora de las mismas. Su hijo Huy, escriba de profesión, pudo explotar con tranquilidad su parcela prometida, pero su viuda y su hijo Mes (que aparece traducido como Moises, ups) fueron expulsados por el resto de herederos, con la ayuda de un funcionario corrupto llamado Jay, que se había encargado de borrar los registros. Después de una causa judicial con testigos, amigos y vecinos, bajo juramento, le devolvieron las tierras que había cultivado y así recupero las 13 arruras (35 hectáreas). El proceso quedo escrito en un muro de la tumba de Mes, que en la actualidad se encuentra repartida entre museos de la región de Menfis. A lo mejor Moises era un nombre muy corriente en el Imperio Nuevo...

Ramses II falleció en Pi Rameses hacia 1213 A.C., después de recibir los santos sacramentos egipcios y sin haber comido habas en su vida. Fue enterrado en la tumba Num.7 del Valle de los Reyes que es una de las que hay que ver. Su expolio comenzó ya en la dinastía XX. Entonces fue trasladado a la tumba de Amenhotep III y de Seti I después. Posteriormente, los reyes sacerdotes de la dinastía XXI lo volvieron a trasladar al escondrijo de Deir el Bahari, descubierto en 1881.

En 1975, la momia de Ramses fue trasladada a Paris para su estudio y conservacion. No es una de las momias mejor conservadas precisamente (a diferencia de las de Marujita Diaz y Sarita Montiel). Durante el proceso de embalsamamiento, Pepe Gotera y Otilio le partieron el cuello a nivel de C5/C6. La placa lateral de la columna cervical permite descubrir algunas anomalías congénitas y adquiridas:

1) Espolón occipital muy desarrollado, típico de los pueblos de Europa y muy raro en África. Parece que al bebe Ramses lo apoyaban en mulliditas almohadas en lugar de sobre el duro suelo como los pueblos africanos.

2) Canal raquideo muy estrecho y megaapofisis espinosa C2.

3) Probablemente padecía alguna enfermedad como Espondilitis Anquilosante con sindesmofitos, bloques vertebrales. La Espondilitis siempre pondrá mas cachondos a los reumatólogos de todo el mundo que la humilde Artrosis.

2 comentarios:

  1. Las momias no existen. Son los padres.

    ResponderEliminar
  2. Dios no existe. Son los curas.
    Y el Pontifice es el que hace los puentes.

    ResponderEliminar